[xf_image src=’http://franquiciapersonal.com/wp-content/uploads/2012/04/cambia-vida-minuto.jpg’ attachment=’1295′ attachment_size=’full’ align=’center’ animation=’no-animation’ styling=” hover=” link=” target=” caption=” font_size=” appearance=” overlay_opacity=’0.5′ overlay_color=’#000000′ overlay_text_color=’#ffffff’][/xf_image]

Hoy mismo puedes comenzar a cambiar tu vida en menos de un minuto

Ellen Langer profesora de Harvard realizó un estudio para medir el efecto de la responsabilidad; seleccionó aleatoriamente un grupo de pacientes, los dividió en dos grupos y a las personas del primer grupo les dijo que serían responsables de una planta, así que les dio una planta a cada uno para que la cuidaran. A las personas del segundo grupo también les dio una planta pero les dijo que alguien más cuidaría de sus plantas.

Seis meses después, se evaluaron los resultados y encontró que los pacientes del primer grupo que sentían que tenían control y responsabilidad por sus plantas estaban más saludables, más activos y más felices que los pacientes del segundo grupo.Otra cosa interesante que sucedió fue que; los pacientes del primero grupo vivieron más que los pacientes del segundo grupo que no sentían que tenían ninguna responsabilidad ni control sobre algo.

¿Qué podrías empezar a probar?…

Sé responsable

Si las personas que tienen “responsabilidad y control” incrementan su bienestar y alargan sus vidas, entonces podrías comenzar a probar esta teoría haciéndote responsable de algo o de alguien.

Si aún no sientes que eres responsable de nada ni de nadie, podrías comenzar por hacerte responsable de ti mismo y de tu vida.

Si ya eres responsable de algo o de alguien, podrías incrementar esa responsabilidad para generar aún más control en tu vida. Al tener más responsabilidad se tiene más control pero también se crea más presión y por lo tanto se fomenta el crecimiento y desarrollo personal.

De acuerdo con esta teoría; a mayor “control” sobre ti y tu vida, mayor tiempo de vida y más felicidad tendrás. Toma menos de un minuto hacerte responsable de un proyecto o de un ser vivo.

Practica la generosidad

Otros estudios han probado que cuando alguien le da un regalo a un ser amado, se iluminan en su cerebro los “caudate nucleus and nucleus accumbens”, estas son las mismas zonas del cerebro que se iluminan cuando comes algo que te gusta o recibes un cumplido.

En pocas palabras; dar un regalo a alguien, enviar una tarjeta de agradecimiento, donar sangre, etc. iluminan la sección de tu cerebro que se encarga de tu “felicidad”.

Benjamín Franklin escribió que cuando alguien te hace un favor, siente que te quiere más, por la felicidad o bienestar que experimenta al darte algo que tú quieres.

Escribe un diario de agradecimiento

Otra actividad que puedes implementar para incrementar tu sensación de bienestar es escribir en tu diario de agradecimiento por un minuto cada día sobre todo lo que aprecias y agradeces en ese momento.

Un grupo de investigadores hicieron un estudio con tres grupos de personas, a las personas del grupo uno se les pidió que escribieran diariamente una lista de las cosas que apreciaban en ese día, tales como la naturaleza, el amanecer, etc.

A las personas del segundo grupo se les pidió que escribieran un diario de todos los eventos que les disgustaban, tales como frustraciones, pagar impuestos, niños gritando y llorando, etc.

A las personas del tercer grupo se les pidió que simplemente escribieran un recuento de los eventos del día o sea que llevaran un diario “normal”.

Al final de estudio se encontró que las personas que escribieron sobre lo que apreciaban y sobre lo que estaban agradecidos tenían menor estrés y eran más felices que las personas de los otros dos grupos.

Esta es otra actividad que puedes poner en práctica ahora mismo para comprobar si tu nivel de bienestar se incrementa.

Cuida tu postura corporal

Se ha comprobado que las personas que se sientan derechos y mantienen una postura cómoda, sienten mayor nivel de bienestar que las que acostumbran a adoptar malas posturas. Si tienes que estar sentado por largos periodos de tiempo hazlo en una silla ergonómica que te ayude a mantener tu espalda recta.

A un grupo de personas se les pidió que sostuvieran un lápiz con sus dientes (lo cual hacía que simularan una sonrisa) y a otro grupo se les hizo que sostuvieran un lápiz con sus labios (lo cual hacía que fruncieran el seño). Y luego se les preguntó cómo se sentían; los que sostuvieron el lápiz con sus dientes reportaron una mayor sensación de bienestar que los otros.

Contrario de lo que parece, las personas que llevan un monitoreo de las calorías que queman con actividades como caminar, correr, bailar, etc. tienen menor nivel de estrés y su presión sanguínea es mejor que la de las personas que no están conscientes de las calorías que pierden al hacer algún tipo de ejercicio.

Mantén tu cerebro joven

Las personas que constantemente resuelven crucigramas, anagramas, juegan ajedrez, leen libros, etc. toman mejores decisiones que las que no ejercitan sus mentes.

Las personas que toman bebidas alcohólicas en vasos o copas con forma alargada y estrecha toman 30% menos que la gente que toma en vasos o copas anchas y cortas.

En resumen…

Puedes incrementar tu sensación de control sobre tu vida y por lo tanto tu confianza para aumentar tu influencia y control sobre tu destino al incrementar tu nivel de responsabilidad.

Las personas que evitan las responsabilidades fomentan la falta de control en sus vidas y terminan siendo víctimas de las circunstancias.

Si quieres ser más feliz, practica la generosidad, ayuda a alguien a resolver sus problemas, aporta valor a la vida de los demás, agradece todos los días por lo que tienes, reconoce lo que aprecias cada día, ríe más, cuida y fortalece tu cuerpo, tu espíritu y tu mente. Si deseas mantenerte joven deberás mantener joven tu cerebro.